Recientemente se anunció el premio del documental «Real Windows» en el Indian Cine Film Fest de Mumbai, pieza dirigida por Joel Cisternas y Pedro Pavez quienes registraron el estallido social de octubre 2019 y con ese material se encuentran celebrando el Premio del Jurado del certamen.

Esta fue la primera selección de los realizadores en un festival, con su documental de 80 minutos en blanco y negro. Además se destaca por no tener voz en off, siendo una propuesta de observación. Quisimos conocer más entrevistando a Pedro Pavez, uno de los directores del film:

¿Desde qué perspectiva quieren aportar con Real Windows?

-Existe la necesidad de mostrar y observar principalmente. Hoy en día todos lo hacemos y tenemos dispositivos en nuestros bolsillos que nos permiten hacerlo, lo difícil es capturar las cosas simples de manera diferente. Tratar de contribuir en la aparición de lo impredecible.

Al inicio empezamos con un esfuerzo por aportar un poco a preservar los elementos locales en un momento histórico nacional e intentar otorgar espacios amplios desde los que observar y reflexionar, apuntar a lo que no vemos a simple vista.

¿Y cómo describirían su propuesta narrativa?

-Notamos que las imágenes que se estaban construyendo sobre el estallido reiteraban una gramática de películas de superhéroes. Había una iconografía centralista desbordada de épica y parecían tener demasiadas certezas. Personalmente me parecían imágenes desconectadas con la experiencia de estar en la calle, creo que reaccionamos a eso.

El pie forzado fue utilizar un único lente 24 mm y mantener la cámara fija.  Apostar a que la película se construye a sí misma, con elementos que nosotros como realizadores no podíamos controlar. 

¿Por cuáles otros festivales están moviendo el documental?

-No son muchos porque la gran mayoría de las postulaciones tienen un costo que no podemos asumir. Por ahora hemos postulado a algunos gracias al aporte de gente cercana que nos ha ayudado desinteresadamente.

Sin ese apoyo no llegábamos al Festival de la India en donde el documental fue premiado.  Por ahora estamos esperando más noticias de un festival local, lo que para nosotros es muy emocionante, porque nos permite estrenar acá en Valparaíso y Viña del Mar.

¿Cómo fue el proceso desde que grabaron el material hasta ahora, el estreno?

-Tuvimos un flujo de trabajo un poco exigente. Revisamos diariamente el material del día, por lo que las jornadas eran hasta muy tarde. Después de que terminamos dejamos descansar el material harto tiempo y cuando nos enfrentamos de nuevo a él fuimos descubriendo cosas que habíamos pasado por alto en una primera instancia.

El sonido fue lo que nos tomó más tiempo de construir y hubo mucho énfasis en el fuera de campo, porque era un elemento que nos permitía ampliar el margen del plano fijo. Es una película que no utiliza elementos sonoros para enfatizar la interpretación del espectador sobre los hechos que se presentan, y la música que aparece dentro del documental es solo diegética. Hubo mucho trabajo y dudas en el diseño sonoro y mezcla porque no podíamos perder el foco del realismo. Al igual que con la imagen, había que ponerle límite al énfasis y la sobre estilización. 

¿Estará en alguna sala o espacio acá en la Región de Valparaíso?

-Nos encantaría. Por el momento, tenemos una exhibición abierta a la comunidad que se realizará en el Parque Cultural de Valparaíso. La fecha para eso es el 3 de diciembre.

Me encantaría poder darlo en Insomnia, es un deseo profundo de mi hijo León además, que es un espectador fiel a la sala. Ojalá se interesen.