Festival de Cine Recobrado: una joya de Valparaíso

Jaime Córdova “El público porteño necesita este espacio para poder reflexionar bajo circunstancias que no se dan en otros festivales”

Este año el Festival de Cine Recobrado de Valparaíso cumplirá 25 años difundiendo y llevando de regreso a la pantalla grande joyas de la cinematografía nacional e internacional, ya sea en su formato original (16 y 35 milímetros) o exhibiendo piezas que han sido restauradas y digitalizadas.

La 25° edición se realizará de manera híbrida entre el 4 y 12 de noviembre, con funciones presenciales en Teatro Condell, el Teatro Municipal y el Parque Cultural de Valparaíso, además de muestras y un simposio en línea.

Su director Jaime Córdova explica que el objetivo de este Festival es «mantener vivo el rescate y difusión de piezas patrimoniales e imprescindibles del cine mundial, continuando con la proyección en soporte fílmico (que hoy es toda una rareza) e impartiendo los simposios internacionales, desarrollando temas en torno al cine chileno y a directores clave de la historia del cine».

«Es difícil acercar al público a directores que pueden ser lejanos y distantes culturalmente, por lo que hemos suavizado un poco los contenidos para generar una fidelidad con la comunidad de asistentes, e ir recuperando poco a poco el terreno que hemos perdido por la falta de interés en el buen cine, y el facilismo de las multipantallas que hace que la gente se vuelva cómoda y no salga de sus casas. Ir al teatro es un sacrificio, y nosotros lo sabemos. Respetamos y valoramos a todos quienes llegan a acompañarnos», dice

¿Cuál es tu visión del festival hoy día, a 25 años de sus inicios?

El festival debe ser una ventana de exhibición y difusión de aquellas piezas de importancia histórica y cultural, con películas encontradas, restauradas y provenientes de archivos nacionales y extranjeros. Es una mirada amplia sobre nuestra historia como país a través del cine, y de las particularidades de otras nacionalidades. En ese sentido el festival es también una instancia de educación, formación cultural y estética de la cual el ciudadano porteño puede beneficiarse.

En estos 25 años, ¿cuáles sientes que han sido los mayores hitos de Cine Recobrado?

La existencia misma de este festival es un hito. Ya cumplimos un cuarto de siglo, y creo que va a haber festival para rato. Queremos seguir acompañando a un público porteño que necesita este espacio para poder pensar, reflexionar en torno a la historia y aprender bajo circunstancias académicas y comunitarias que no se dan en otros festivales. Los mayores hitos son, sin duda, los simposios internacionales sobre directores de cine, algunos de ellos publicados como libros (Welles, Eisenstein, Buñuel, Kubrick); la competencia nacional de documentales, nacida bajo el imperativo de dar a conocer los trabajos de los documentalistas nacionales quienes, a fines de los 90 y comienzos del 2000, tenían pocas ventanas de exhibición. Hoy los festivales con muestras documentales han proliferado en todo el país y ello hizo que el festival desistiera de este intento. En ese sentido, cumplió su misión, y luego de ello ha seguido un rumbo patrimonial.

¿Con qué se encontrará el público del 4 al 12 de noviembre? ¿Cuáles son los grandes hitos de la programación?

Un resumen de estas dos décadas que contiene algunas de las películas más significativas que se han exhibido, por lo que tendremos una retrospectiva con documentales que en su momento fueron parte de la competencia y que ganaron el Santiaguillo, premio instaurado por Alfredo. En definitiva, será una fiesta cinéfila, con películas de Joris Ivens, Orson Welles, Federico Fellini, Silvio Caiozzi, Luis Buñuel, Sergei Eisenstein, Werner Herzog, Rainer Werner Fassbinder, Pedro Sienna, y todos aquellos grandes a los que se le dedicó un espacio en el transcurso del festival.

¿Qué opinas del actual comportamiento de los públicos? 

El festival se benefició durante su primera década de un público universitario con intereses diversos y profundos. Esa generación egresó, y las que les sucedieron llegaron con el notebook, el teléfono celular, la tablet y nuevos dispositivos para ver y descargar películas. Nuestra misión es enseñar a ver el cine analógico como «la manera» de aproximarse al invento de los hermanos Lumiére y contemplar la imperfección del cine, que es justamente donde reside su encanto, en las imágenes con rayas y saltos, donde se puede ver el paso del tiempo y la dimensión orgánica del soporte fílmico. Lo digital no tiene eso. Lo digital no es cine. El desafío del festival está en la reconversión del público, y en enseñar el valor de lo analógico, lo cual no desapareció por un tema cualitativo, sino por costos. La industria que se formó al alero del soporte fílmico, lo traicionó y lo mató. Pero este festival se las trae, y no cejará en su intento por rescatar del pasado y del olvido aquellos viejos rollos de películas. Son tesoros que debemos compartir y enseñar a valorar.


JAIME CÓRDOVA
Director del Festival Internacional de Cine Recobrado de Valparaíso desde el año 2014. Titulado de Periodismo, con el grado académico de Licenciatura en Comunicación (Universidad La República); Magíster en Comunicación por la PUCV y Diplomado en Cine por la PUC, se desempeña como docente en las cátedras de Historia del Cine, Cine Chileno y Apreciación Cinematográfica en la UVM; Lenguaje Cinematográfico en la Universidad Finis Terrae; Cine y Literatura en la UPLA; Géneros Cinematográficos y Restauración fílmica en Duoc UC.


Más información en www.cinerecobrado.cl / Consultas a mail contacto@cinerecobrado.cl

Redes sociales: Facebook @cinerecobrado / Instagram: @cinerecobradovalparaiso

El 25º Festival Internacional de Cine Recobrado de Valparaíso es organizado por la Corporación Cultural María Graham, financiado por el Fondo de Difusión Patrimonial Audiovisual del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y patrocinado por el Departamento de Cultura de la Alcaldía Ciudadana de Valparaíso. Además cuenta con la colaboración del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura de Valparaíso, DUOC UC Viña del Mar, la Universidad Viña del Mar, la Cineteca PUCV y el Parque Cultural de Valparaíso.

Insomnia Teatro Condell: el difícil momento del valuarte audiovisual de Valparaíso

El 2019 fue un año especial para Insomnia Teatro Condell: una de las salas más importantes de Valparaíso anunció su remodelación, que tomó un largo periodo de meses en los que sus puertas debieron permanecer cerradas para poder optimizar todo su funcionamiento.

Este proceso fue avisado a la ciudadanía, dentro de la cual han generado una comunidad que estaba ansiosa por su reapertura. Cuando por fin lograron retomar actividades, siendo el centro de operaciones para muchos de los festivales que se realizan en la ciudad puerto, esto se vio obstaculizado por estar en la zona cero de la movilización social desde octubre en adelante. Cada vez que había una marcha, el público insomne ingresaba por Abtao o resistía dentro de la sala durante las proyecciones. Pero a veces las interrupciones fueron inevitables para resguardar la seguridad de todos quienes asistían y trabajan en el lugar.

Conversamos con Leonardo Torres, pieza clave de Insomnia. En esos meses difíciles del 2019 la sala abrió todo lo que pudo, fue entonces que nos conocimos por primera vez y comentó sobre cómo sobrevivían. Los meses más álgidos de movilizaciones comenzaron a menguar, y siguió el verano con una alta asistencia a las funciones disponibles.

La remodelación del espacio brillaba: nuevas butacas, nuevas tecnologías. Las energías estaban puestas en esta reactivación y se generaron una serie de conversatorios, actividades, además de sus talleres semanales. Muchos estrenos tuvieron lugar en Insomnia con alta audiencia, como fue el caso de la premiada cinta Parasite, entre otras.

Leonardo relata que en febrero alcanzaron los 5.000 espectadores, batiendo récords, lo que se vio mermado por la situación de pandemia y posterior cuarentena que ha afectado al país y a Valparaíso, que aún no ve luces de un plan de desconfinamiento.

«El 2020 debía ser nuestro boom para recuperar la inversión que hicimos en la renovación estructural y de equipos. Todo eso se paró y ha significado un estado crítico, ya que no hemos tenido ninguna opción de ayuda formal», relata.

Más que funciones, una comunidad

En palabras del mismo gestor del espacio es que, Insomnia, más que una sala, es una comunidad. Hay un público constante que se remite al espacio y participa en sus instancias, además de todas las nuevas caras que llegaban semana a semana. La falta de posibilidad de generar funciones se agudiza con el alto arriendo que supone el lugar, lo que presenta un escenario abrumador tanto para su equipo, como para quienes le siguen.

Dentro de la cuarentena se generó la campaña Necesitamos un salvavidas, en la que se facilitó una cuenta de aportes económicos a través de donaciones de su audiencia. Sin embargo, esto no es suficiente.

«Si no tenemos un apoyo institucional o gubernamental o de otra índole, entonces Valparaíso perdería un espacio de nexo entre lo audiovisual y la ciudadanía», remarca.

Sin duda es un tema sensible, ya que «la gente reconoce la marca, reconoce el espacio, y está ganado para la comunidad, pero hoy estamos en ascuas». En la actualidad, estamos en un mes decisivo: si en agosto no sucede algún milagro, en septiembre se tendría que cerrar la sala, pues no se puede mantener el espacio.

La campaña también ha ido a la baja, debido a que la crisis económica es transversal y no se puede depender de ello. Por otra parte, ante un posible desconfinamiento, la reapertura debería ser cauta y lenta, lo que también involucra una serie de gastos para habilitar las medidas de higiene necesarias y baja de butacas disponibles para cada función. «Ojalá se den las condiciones en octubre», comenta Leonardo, aún destacando las complicaciones que esto implica.

«Nuestro aforo es de 300 personas. Podemos bajar un poco el porcentaje de espectadores. No pedir préstamos, pues sería agrandar una deuda que no tenemos la capacidad al ser una organización sin fines de lucro. Queremos pensar en que tendremos un buen retorno, pero a ratos se ve complicado».

Colaboratividad como eje para abrir posibilidades

Si bien el panorama se ve más que complejo para Insomnia, no renuncian. Eso ha llevado a un trabajo conjunto con Red de Salas de Cine para generar instancias que, a su vez, puedan ser posibilidades de ingreso para solventar algunos gastos, aunque no en totalidad.

Por ejemplo, se han mantenido actividades de formación de públicos a través de clases: «Partimos hace más de un mes con talleres de formación de espectadores, y con un cineclub, a través de Zoom y se van invitando directores y se comentan las películas».

A esto se le suma un próximo lanzamiento: una plataforma estilo VOD en la que pondrán a disposición algunos títulos. La misma plataforma albergaría un espacio especial para hacer los talleres y clases que se realizaban presencialmente los días lunes, que tienen un eje más formativo.

No es el panorama más auspiciador para el espacio más importante de vitrina audiovisual de Valparaíso. Insomnia además es un lugar de reunión, donde muchos eventos generan sus charlas, lanzamientos o cierres, y se celebra. Actualmente se encuentra a puertas cerradas y con esta crisis que no parece tener solución. A pesar de esto su equipo no se rinde, pues el valor de lo que han logrado a través de los años es enorme, y es parte de la identidad de Valparaíso. Está en el corazón de la ciudad, siempre con la disposición de mejorar y con butacas y telón nuevo que aún deben ser estrenados al público.

En el último año habían generado esta serie de mejorías para el público que hoy no sabe si verá la luz. Leonardo remarca que sería grato ver ayudas desde el Ministerio y/o la Alcaldía, siendo este un lugar tan importante para la ciudad. Por ahora, mantienen abierta su cuenta para donaciones, y  sus redes sociales – por donde informan las nuevas instancias que van generando, intentos numerosos por no cerrar definitivamente y que, cuando lleguemos a la nueva normalidad puedan estar ahí.

https://www.instagram.com/p/CAnf1o7pweR/

No pierdas la oportunidad de ser parte de DocsValparaíso 2020

Hasta el 10 y 17 de agosto estuvieron las convocatorias en línea de DocsValparaíso, en su cuarta edición, que se llevará a cabo el próximo 29 de septiembre al 4 de octubre 2020.

En su web despliegan los diversos llamados que están haciendo para películas chilenas. Si eres creador/a audiovisual, y tienes una producción que quieres compartir, esta instancia es una vitrina para el cine nacional en sus distintos formatos. No pierdas la oportunidad para participar en la Competencia Chilena 2020 del festival.

¿Qué busca DocsValparaíso? Cortometrajes y largometrajes documentales con postulaciones abiertas hasta el 10 de agosto.

Por otra parte, hasta el 17 del mes se recibirán cortometrajes universitarios, para la sección DOC-U.

¿Cuál es el propósito de DocsValparaíso en esta cuarta versión? A través de los años, pretenden sensibilizar, entretener, enriquecer el diálogo y poner en valor al documental chileno. Cada creación es un trozo, un retrato de la sociedad que aporta a espectadores, instituciones y medios de comunicación. Con su trabajo quieren cambiar la experiencia de ver documentales, y hacer de éstos una herramienta de empoderamiento social.

No olvides revisar sus bases y premios en el siguiente link.

https://www.instagram.com/p/CDeW-4kJ0N2/

Recuperación de espacios para la cultura: Insomnia Teatro Condell

  • Hace una semana que el Teatro Condell de Valparaíso cerró sus puertas por dos meses. La razón: cambiarle la cara y convertirse en un espacio de alto estandard para el público porteño. Algo que la comunidad espera con ansias. Conversamos con Claudio Pereira, programador de Insomnia Teatro Condell, quien nos entrega detalles de lo que significa esta simbólica refacción.

El conocido Cine Condell, ubicado a un costado de la Plaza Victoria, en pleno centro de Valparaíso, es uno de los pocos espacios de la ciudad en entregar una programación dedicada al séptimo arte de forma constante y durante todo el año. También es uno de los pocos lugares que sigue ocupando el mismo giro, es decir, el Teatro que fue construido en 1912 ha sobrevivido al cierre de muchos otros, los cuales se han convertido en centros comerciales o han tenido destinos alejados de la misión que los vio nacer. Sin embargo, no ha sido un camino fácil.  

Los primeros intentos de Insomnia por entregar a la ciudad “actividades de ocio”, de manera permanente comienzan el año 2004, ocupando un espacio del Cine Central. Pero fue recién después del terremoto del año 2010 y con el impulso de Guillermo Hinzpeter, quien fuera presidente del Círculo de Amigos Teatro Condell, es que “se forja un camino para darle una vida cultural y de programación estable, dedicado al cine”, según lo que expresa Claudio Pereira, programador de Insomnia. Además, recalca que “ha sido un trabajo muy lento que ha costado muchísimo. Cualquier experiencia de gestión cultural en Valparaíso, en esta ciudad, es muy compleja. Porque, se desarticula la vida cultural permanente, es cambiada por los eventos y por lo tanto, ha sido muy complejo”.

En el año 2016 se hacen cargo de la administración del teatro, lo que los obliga a buscar una forma de autogestionar y conseguir financiamiento, con el fin de lograr sus dos principales objetivos: entregar una programación permanente de contenidos para distintos rangos de públicos y la formación de éstos en un espacio con el estándar técnico y de confort para el público. Esto último necesitaban ya urgentes mejoras.

Recursos para un mejor cine

 

“No estamos resucitando un espacio, estamos otorgando nueva vida, a la vida que ya tiene” Claudio Pereira

 

 

Su gestión se ha sostenido gracias al financiamiento otorgado a través de recursos públicos. Uno de los últimos adjudicados, les permite hacer la remodelación tan anhelada.  Con casi 180 millones de pesos, otorgados por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, a través de un Fondo de Infraestructura Cultural, es que se podrá cambiar el suelo de la sala, refaccionar los camarines, reparar el sistema eléctrico y el cambio y  renovación de butacas, que está dentro de lo más simbólico. “El cambio y restauración de butacas, es un proyecto emblemático y bastante simbólico porque de alguna manera llegar o conquistar un standard que nosotros deseamos, pero que sobre todo la ciudad necesita, la ciudad de Valparaíso necesita y requiere de un espacio de estas características y  a esta escala”, expresa Pereira. Estas mejoras en la infraestructura se complementarán con los recursos obtenidos a través de la Ley de Donaciones Culturales.

Aparte del mobiliario que será cambiado para un mejor confort para la gente, también habrá mejoras técnicas, gracias a un Fondo de implementación fílmica, también otorgado por el Ministerio de las Culturas. “Esto implica que cambiamos el formato al que tienen todas las salas de cine. Por lo tanto, eso nos va a permitir tener estrenos y una programación en simultáneo que antes, por la imposibilidad técnica, no podíamos”, explica Claudio Pereira.

Con esto y junto a otros fondos que ya administran como el Fondo de Intermediación Cultural y la de Formación de Públicos, les ha permitido construir un espacio cultural sólido y que se destaca dentro de la oferta cultural en la ciudad de Valparaíso. Pero además, existe el trabajo de un equipo de diez personas que desde distintas disciplinas han construido un motor para sacar adelante este proyecto y entregarle a la ciudad algo que se merece y que necesitaba hace muchísimo tiempo. 

“Todo esto está en una concordancia y coherencia para reivindicar el rol que tienen las salas de cine, que de alguna manera con la multisalas se ha perdido o se ha distorsionado. Que no tiene que ver con el consumo, no tiene que ver la comida, no tiene que ver con otros servicios que son extra cinematográficos, sino de recuperar  la experiencia de ir al cine”. Claudio Pereira  

 

 

 

 

 

Créditos fotografía:

Teatro: Insomnia Cine Condell (redes sociales)

Claudio Pereira: Luis Cifuentes

Festivales de cine de Chile se unen para trabajar de manera colaborativa

25 certámenes de todo el país se reunieron en Valparaíso para reflexionar y trabajar de manera conjunta, y pensar en futuros desafíos y líneas de trabajo asociativo.

Durante cuatro días en la ciudad de Valparaíso, 25 certámenes audiovisuales de todo el país se reunieron convocados por RED. Encuentro Nacional de Festivales de Cine. En una de las jornadas, Katya Reyes del programa Valparaíso Creativa particpó de un panel en donde destacó la labor de los festivales y su impacto en la economía de los territorios. 

Tras ser parte de actividades formativas y de reflexión a cargo de destacados profesionales del campo audiovisual latinoamericano -tales como Patricia Martin (Intermedi@rte, Habanero Films, EICTV), Yenny Chaverra (Min. Cultura Colombia) y Álvaro Arroba (BAFICI)-, los directores, productores y programadores convocados participaron en mesas de trabajo para compartir prácticas y elaborar conjuntamente propuestas para el desarrollo estratégico y la cooperación entre sus proyectos.

Los festivales presentes en RED fueron Arica Nativa, AntofaCine, Festival Internacional de Cine Ojo de Pescado, FECICH, Festival Internacional de Cine Recobrado de Valparaíso, FICViña, Festival de Video Experimental Proceso de Error, DocsBarcelona Valparaíso, Festival de Cine Litoral, FEMCINE, INEDIT, FIDOCS, FESANCOR, Cortos en Grande, Muestra de Cine + Video Indígena, FECIR, FELINA, Festival Internacional de Cine de Lebu, Festival Internacional de Cine de No Ficción Frontera-Sur, FICValdivia, FICWallmapu, FEDOCHI, FECIPA, TUWUN Muestra de Cine Indígena de Wallmapu, Muestra de Cine Polo Sur Latinoamericano y FICAMS.

Tras tres intensas jornadas de trabajo, los festivales mencionados manifestaron su interés de continuar trabajando de manera asociativa. “Este ímpetu colaborativo marca un hito para el desarrollo de los festivales de nuestro país y para la escena audiovisual latinoamericana. Ver a 25 proyectos de todo el país, con diversas trayectorias, equipos de trabajo y líneas de acción, compartiendo horizontalmente sus prácticas y miradas, y saber que creen en la colaboración como camino, es un paso enormemente significativo y desafiante”, expresó Daniela Fuentes Posada, coordinadora general de la RED.

Cabe destacar que las reflexiones, propuestas y resultados de las mesas de trabajo desarrolladas en el encuentro serán sistematizadas y posteriormente publicadas en la página de RED, con acceso libre para todos los interesados. Más información e imágenes del encuentro en www.redfestivalesdecine.cl

 

Actividades paralelas

La primera versión de RED. Encuentro Nacional de Festivales de Cine finalizó el día sábado 4 de agosto, con actividades abiertas a público en Santiago y Valparaíso, comenzando por el conversatorio sobre Gestión en Festivales de Cine en Latinoamérica, que se realizó en la Facultad de Comunicaciones UC; para seguir en Valparaíso con la Feria Audiovisual donde, además de los festivales participantes, estuvieron presentes distintas iniciativas que impulsan la gestión y difusión del cine chileno y latinoamericano. Cada uno de los proyectos expuso bajo el formato PechaKucha. Quienes estuvieron presentes fueron Cine Chile, Bitácora de Cine, Retina Latina, Red de Salas de Cine de Chile, Festivalesdecine.cl y Valparaíso Film Commission.

 

La iniciativa dedicada a la formación y trabajo colaborativo, es organizada por La Fuente y financiada por el Fondo Audiovisual del MinCAP, convocatoria 2018, y cuenta con la colaboración de la Cineteca PUCV, Facultad de Comunicaciones UC, Balmaceda Arte Joven Valparaíso, Red de Salas de Cine de Chile, Valparaíso Creativo, Escuela de Gestión en Turismo y Cultura de la U. Valparaíso, Festivales de Cine de Chile, LatAm Cinema, Cine Chile, Plaza Espectáculos y Bitácora de Cine.