Un vecino o vecina más: la historia tras Cervecería Anfiteatro

Cervecería Anfiteatro es uno de los puntos que todo amante de la cerveza debe visitar en Valparaíso. Ubicado actualmente en Cumming 107, Valparaíso, a pasos del ascensor Reina Victoria y en una de las calles más activas de la bohemia en la ciudad puerto.

Conocimos a quienes componen este gran proyecto que incluye gastronomía y patrimonio a través de sus sabores y propuesta.

Gianfranco Debernardi es su creador, quien no siempre estuvo vinculado al mundo de la cerveza. ¿Qué hay detrás de su historia y concepto?

 

¿Cómo nace Anfiteatro y cuál ha sido su motivación más grande para reinventarse estos años?

Anfiteatro nace el 2014 cuando decidí retirarme del trabajo de ingeniero de oficina y dedicarme a buscar el camino del negocio propio. Como ingeniero Bioquímico tenía experiencia en el manejo de fermentaciones, y decidí lanzarme con la entonces poco conocida cerveza artesanal a través de un BrewPub, que es la mezcla de Restobar y Planta de elaboración de cerveza. En Anfiteatro siempre hemos tenido un pensamiento ingenieril e innovador, por ende a pesar de no tener grandes capitales detrás de nosotros hemos podido surgir mediante la innovación. Nuestra motivación más grande es popularizar el consumo de cerveza artesanal en Valpo, cuidando siempre de hacerla lo más asequible que se pueda.

 

¿Quiénes conforman el equipo?

-Nos conformamos por 3 equipos que hacen funcionar el engranaje. En la Anfiplanta están los reconocidos personajes del ecosistema cervecero regional Marcelo Foncea, alias Marcelitro, y el Maestro Jean Franco Angulo, quienes se encargan de la preparación de cerveza. En Anfiteatro Restobar son 8 almas dirigidas por Javi Silva, lo dan todo por atender a los Anfilovers que nos acompañan religiosamente todas las tardes; y la alineación la cierra el equipo de marketing, Cata y Rodri, que están a cargo de las ventas a través de la tienda online (y mantienen activa la comunidad de cervecer@s más entretenida de Valpo a través del Instagram. Yo me encargo de la dirección general del equipo.

¿Cómo describirían su identidad? 

-Una idea fundacional del Anfi fue darle identidad, que no fuera una cerveza más. Ahí buscamos una forma de hacerlo alejada de los clichés y llegamos a que cada cerveza tenía que relacionarse con Valpo de alguna manera, y es por eso que cada estilo tiene un relato que explica su nombre. Comenzamos con dos estilos que vimos que podían ser bastante masivos como entrada: Arrayán, nuestra Pale Ale, y Artillería, una Scottish Ale.

Más difícil fue llegar al concepto que englobara todo, la identidad y pertenencia, sin sonar a añejo o manoseado. Ahí fue cuando discutiendo entre cervezas, mi gran amigo Pedro dijo Anfiteatro. Listo, bautizada.

La relación con otras instituciones o marcas y pymes de la ciudad se empezó a dar sola, y con el tiempo se empezaron a crear otros estilos para cubrir el espectro de cervezas artesanales que existen, entre ellas la Decano. Yo soy Wanderino y por ende el Anfi también, y en eso acordamos con la Corpo del Wander la realización de esta cerveza, con lo que cada Decano aporta fondos a la corporación, esperando la recuperación del club para su gente.

En suma, el Anfi es tu vecino o compadre caturro que hace cerveza, anda trabajando por ahí por el plan, y tiene un patio grande donde recibe a tod@s.

 

¿Cómo es el proceso creativo detrás de cada sabor o propuesta?

– Las primeras cervezas se hicieron buscando ampliar la oferta de estilos de cerveza que teníamos, y fueron desarrolladas en los cursos que realizamos durante nuestros primeros cuatro años. En estos íbamos probando distintas recetas hasta llegar a la final de cada estilo. Así que hay un poco de cada participante en ellas. Después viene el proceso de relacionarlas por alguna característica del estilo con algún lugar del Puerto, sean calles, cerro, ascensores, plazas, iglesia, etc. Lo importante es que fuera un lugar reconocido por todos, y que pudiésemos construir un relato que explique porqué esa cerveza tiene ese nombre.

 

¿Qué es lo que destacan de este proceso y de la innovación que han incorporado a través de los años?

-Hay muchas tendencias nuevas en estilos y elaboración de cerveza. En este camino hemos implementado una plantación experimental de lúpulos en Melosilla, y este año pudimos lanzar nuestra primera cerveza con lúpulo propio. Se trató de una Hazy IPA, un estilo de cerveza en que predomina el aroma del lúpulo por sobre cualquier otra característica. Para nombrarla realizamos un concurso con nuestra comunidad vía RRSS, y finalmente se llamó Reina Victoria , cuya etiqueta la ilustró el artista porteño @varasmackenzie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué rescatan de este funcionamiento híbrido entre pandemias? Me imagino que no ha sido fácil abrir algunas semanas y luego solo modo delivery hasta la actualidad, en que han podido retomar la “normalidad”

-Ligado a la pregunta anterior, la pandemia nos empujó a la innovación. Teníamos redes sociales antes de la pandemia, pero eran meramente informativas. La obligación al cierre nos llevó a envasar la cerveza a largo plazo, y como todos los cerveceros envasaban en botella, estas se hicieron escasas, por lo que saltamos al enlatado, del cual no sabíamos nada y se veía muy lejano, pero logramos domarlo ya durante el segundo semestre 2020, y ahora estamos disponibles en el mismo formato que las grandes cervecerías.

Cuando vimos que la pandemia ya no se iba a acabar, se decidió lanzar una línea de etiquetas que representara la identidad de cada una de nuestras cervezas, en el fondo, representara nuestro Valparaíso patrimonial.

Finalmente entramos a lo digital. Estrategias de marketing, activar la comunidad de redes sociales y entender cómo funciona el e-commerce. Acá seguimos aprendiendo. Nos hemos vinculado con otros emprendimientos armando promociones conjuntas, armamos la tienda.anfiteatro.cl donde vendemos nuestras cervezas y subimos uno que otro meme a Instagram.

 

¿Cuál es el mensaje que quieren transmitir a quienes les siguen o quienes aún no les conocen?

– El Anfi es un porteño más que anda por ahí, que sufre con los servicios públicos, los abusos de nuestra sociedad, que está endeudado, y que tiene toda la fé puesta en un nuevo Chile, y en que Valparaíso se levante.

Afortunadamente vamos sorteando esto en buen camino, tenemos para rato, y queremos seguir en nuestra misión de llevar una excelente cerveza porteña a cada lugar del Valpo, y a cada lugar de Chile donde haya un ValpoLover. A nuestros seguidores gracias por su apoyo incondicional, buscamos siempre darles la mejor experiencia posible.

A los que no nos conocen, que se arriesguen con la Anfitienda. Conoce nuestras cervezas, y luego querrás conocernos a nosotros. O pregúntale a tu amigo si conoce Anfiteatro.